El hobbit, brillante como el acero élfico

El blog de Estrella ÁlvarezCine EspectáculosEl hobbit, brillante como el acero élfico

El hobbit, brillante como el acero élfico

el-hobbit-un-viaje-inesperado

¡Me pongo unas orejas de punta o unos pies peludos, o me cuelgo una espada élfica en el pijama y me ven como un bicho raro! ¡No lo entiendo! Lo normal, si has visto o leído “El hobbit”, es que tu estilo al vestir y tu manera de pensar den estos pequeños giros. ¡Es muy difícil escapar del mundo Tolkien una vez que te has introducido en él!

Esto es el frikismo, supongo. Es la moda o la tendencia a la que te sumas cuando una gran obra ha conseguido adentrarte en un mundo paralelo a la realidad que cada uno vive, y del que llegas a sentir que formas parte.

El filólogo y escritor británico John Ronald Reuel Tolkien construyó, entre finales de 1920 y principios de 1930, un universo fantástico, en el que desde entonces hasta hoy en día hay millones de mentes humanas viviendo sus propias aventuras entre hobbits, elfos, enanos, orcos, dragones, magos, trolls, trasgos, y otras tantas criaturas nacidas de su talento prodigioso. ¿Quién no ha dejado volar su imaginación sobre la verde y fresca comarca de Bolsón Cerrado o no ha fantaseado disfrutando de un placentero baño bajo las aguas de las cascadas de Rivendel? Son las grandes sensaciones que te dan una buena tarde de lectura o unas horas en el cine, y más aún en 3D.

Confieso que mi pasión por Tolkien fue muy temprana. Como cualquiera que disfrute con la literatura fantástica, quedé cautiva sin remedio el día que abrí la primera página de “El hobbit” y leí: “En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango… era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad.” Y de ahí, vivir la aventura, hasta “El retorno del Rey”, fue un camino sin marcha atrás, como el de sus protagonistas.

Pero si Tolkien nos legó una obra maestra, el trabajo de Peter Jackson, el director que la ha llevado a la gran pantalla, ha sido espectacular. Ha conseguido elevar a lo más alto todo este mundo mágico del mapa de Thror al convertirlo en imágenes que están muy por encima de lo que la imaginación de cualquier lector hubiera podido extraer de tan soberbio texto.

Después de la trilogía de “El Señor de los anillos” me inquietaba pensar cómo se las iban a ingeniar los guionistas para enlazar la historia de El hobbit que cronológicamente es anterior, y he de reconocer que el comienzo de “Un viaje inesperado” es simplemente brillante, como el más puro acero élfico. Como lo es toda la obra. La escenografía está cuidada tan al detalle que cada fotograma podría ser un reclamo publicitario por sí mismo. No hay hechos, motivos o elementos colocados al azar, todo está ligado y los guiños a las películas anteriores son continuos. Es un trabajo meticuloso y concienzudo de otra obra maestra, en el que se adivina la existencia de un impresionante equipo de excepcionales profesionales en la retaguardia. Por lo que el éxito ya alcanzado en taquilla, con una recaudación mundial de más de 500 millones de dólares, está más que justificado.

De los actores, me ha encantado ver a Martin Freeman en el papel de Bilbo Bolsón, encarnando a un hobbit sin ganas de aventuras que va descubriendo al héroe que lleva dentro. Ha sido todo un placer después de conocerle como el Watson que maneja con gran resignación las extravagancias de un moderno Sherlock Holmes. ¡Qué buenas interpretaciones!

También es de elogiar la buena caracterización de los personajes ya conocidos de las películas anteriores, como Gandalf, Sáruman o Gollum, ahora más jóvenes gracias a la magia de la cámara. Thorin escudo de roble es un protagonista nuevo de gran carisma cuya intervención confiere a la historia los momentos de mayor sentimiento, sobre todo por su recelo con el hobbit.

Así que, sin complejos, si me ves en pose élfica -algo mística-, es que sigo abstraída por la paz de Rivendell. Y si no lo entiendes, sumérgete en el universo Tolkien y vive tu aventura como más te guste.

Estrella Álvarez



Add Comment